Los “tips empresariales” para tener éxito en los negocios


Cuáles son las nueve características “universales” que suelen tener los emprendedores que logran concretar sus ideas y rentabilizarlas.

No existe una única teoría que explique por qué algunos empresarios tienen éxito y otros no. La historia de los negocios está llena de casos paradojales, de grandes fracasos y éxitos rotundos.

Los mismos emprendedores que hoy son referentes por haber creado una empresa innovadora o disruptiva, ven desplomarse su reputación ante el primer lanzamiento fallido, o cuando su siguiente firma no cosecha los mismos elogios.

De la misma forma, detrás de cada empresario triunfador, hay escondidos en el closet un largo historial de errores y malos pasos, de los cuales logra aprender las lecciones que finalmente transforma en una idea rentable.

Independientemente del sector o industria en la cual se desempeñen, estas son nueve características que, de acuerdo al portal Negocios1000 suelen tener quienes logran el éxito en los negocios:

1. Adaptabilidad y flexibilidad

Ser apasionado por un trabajo o profesión no quiere decir que se deba ser inflexible acerca del cliente o de las necesidades del mercado. Hay que saber adaptarse a los cambios. Una aventura empresarial no se trata simplemente de hacer lo que se cree correcto para el proyecto, sino también de hacer buenos negocios.

Las necesidades del mercado son dinámicas. Los empresarios de éxito dan la bienvenida a todas las sugerencias para la optimización o personalización que mejore su oferta y las necesidades para satisfacer a los clientes y al mercado.

2. Entender la oferta y el mercado

Los empresarios conocen su oferta de productos por dentro y por fuera. También conocen el mercado y su dinámica. Permanecer al tanto de sus necesidades cambiantes, de los movimientos de la competencia y otros factores externos, puede evitar grandes fallos.

Hay buenos productos que no tienen mercado, y grandes mercados con demasiada competencia de oferta, donde hay que adaptar el producto a todos los niveles para no quedar fuera de juego.

3. Pasión y motivación

El requisito básico para una aventura empresarial es la pasión. El magnate Donald Trump decía que “nada grande se ha logrado en el mundo” sin ella. La motivación determinará el éxito en cualquier proyecto. Desde la construcción e implementación de un prototipo, al lanzamiento de la idea a los capitalistas de riesgo, son consecuencias de la pasión y la determinación.

4. Asumir riesgos

Como dice Michael Bloomberg: “La vida es demasiado corta para pasar tu tiempo evitando el fracaso”.

Los empresarios son tomadores de riesgos listos para sumergirse profundamente en un futuro de incertidumbre. Pero no todos los tomadores de riesgo son empresarios de éxito. ¿Qué los diferencia? Los primeros arriesgarán tiempo y dinero en proyectos desconocidos, pero también mantendrán recursos y planes en reserva.

Al evaluar el riesgo, un empresario exitoso se preguntará a sí mismo: ¿vale la pena asumir este riesgo costándome tiempo, dinero y esfuerzo? Y, ¿qué voy a hacer si esta empresa no paga?

5. Confianza, trabajo duro, dedicación y disciplina

Los empresarios disfrutan lo que hacen. Ellos creen en sí mismos y tienen confianza y dedicación en su proyecto. En ocasiones, pueden mostrar terquedad en su intensa concentración y en la fe que tienen en su idea. Pero la otra cara es su disciplina y dedicación demostrada.

6. Gestionar bien el dinero

Se necesita tiempo para conseguir rentabilidad en cualquier proyecto empresarial. Hasta entonces, el capital es limitado y debe ser utilizado con prudencia.

Los empresarios de éxito se dan cuenta de este requisito obligatorio de la administración del dinero y el plan de obligaciones financieras actuales y futuras. Incluso después de la obtención de fondos o de estar en pleno funcionamiento, mantienen un control completo sobre los flujos de efectivo.

7. Planificación

El espíritu empresarial va sobre la construcción de un negocio desde cero, mientras se gestionan los recursos limitados. Se trata de un compromiso a largo plazo, que se debe planificar lo más posible desde el principio. Esto significa tener una solución lista para todos los posibles riesgos que pueden evitarse.

Es necesario mantener un poco de “polvo seco” en reserva, pero también la mentalidad y el temperamento para ser capaces de lidiar con posibles imprevistos.

8. Habilidades sociales

Quejarse y buscar consuelo por lo que sucede en el mercado, en la economía -local o mundial- o las restricciones burocráticas y políticas no sirve de nada en los negocios. Los empresarios de éxito recurren, para ello, a los mentores con más experiencia y a extensos contactos para obtener consejos valiosos.

9. Estar preparado para salir a tiempo

No todos los esfuerzos se traducirán en éxito. La tasa de fracaso de proyectos empresariales es muy alta. A veces, es mejor salir a tiempo y probar algo nuevo, que continuar haciendo gastos innecesarios que no se van a poder recuperar.

Muchos empresarios de éxito no tuvieron éxito la primera vez, pero tenían la serenidad y la previsión para saber cuándo cortar para amortiguar sus pérdidas. Como dice el exitoso emprendedor inglés Richard Branson, CEO  y fundador de Virgin Group: “No se aprende a caminar siguiendo las reglas. Se aprende andando, cayéndote y volviéndote a levantar”.

Deja un comentario