Las administradoras y el BROU aceleran el crédito al consumo


Financiamiento a las familias creció 7,7% durante el tercer trimestre, pero cayó en bancos privados.

El crecimiento del crédito bancario al consumo se aceleró levemente en el tercer trimestre del año. Sin embargo, ese mayor ritmo de expansión en la totalidad del sistema financiero esconde fuertes disparidades entre los distintos agentes que proporcionan crédito a las familias. Mientras que las administradoras de crédito siguieron ganando relevancia dentro del segmento, los bancos privados mostraron un primera caída en cuatro años.

Según los datos procesados por la Unidad de Análisis Económico de El Observador, con base en la información que hace pública el Banco Central (BCU) de cada una de las instituciones financieras que operan en la plaza local, el crédito al consumo registró un crecimiento de 7,7% en pesos constantes al cierre del tercer trimestre del año, en comparación con igual período del año pasado. El indicador no solo recoge la evolución del crédito al consumo otorgado a las familias por los bancos locales –públicos y privados– sino también el que brindan las administradoras de crédito y otros agentes que financian a los hogares uruguayos con fines distintos a la compra de inmuebles y automóviles.

En el segundo trimestre de este año, el crédito al consumo se había expandido a un ritmo de 7,2% interanual. Con la evolución del tercer trimestre, en tanto, se registró la segunda aceleración consecutiva, luego de que el financiamiento al consumo registrara entre enero y marzo de 2013 una variación interanual de 7%, inferior a la del cierre del año anterior (7,4%).El crecimiento del tercer trimestre muestra una reconfiguración entre los principales actores vinculados con el crédito al consumo. Las administradoras de crédito cobran relevancia en el mercado y prácticamente igualan a los bancos privados en su cuota de mercado.Esos agentes no bancarios regulados por el BCU, registraron un crecimiento de 14,9% en pesos reales en el nivel de crédito vigente con las familias uruguayas. Si bien el guarismo es elevado, muestra una desaceleración respecto a la tasa de 16,4% del segundo trimestre y la de 18,9% del primer cuarto del año.

Ese fuerte incremento del crédito extrabancario se dio al tiempo en que los bancos privados perdían pie en ese mercado. El crédito vigente otorgado por esas instituciones a las familias para el consumo registró una caída interanual de 3% durante el tercer trimestre del año. Se trata del primer retroceso desde igual período de 2009 y muestra que el crédito de este segmento otorgado por los bancos privados en el período no alcanzó a compensar el volumen de créditos cancelados y el efecto de la inflación.

En tanto, los créditos otorgados por el Banco República aceleraron fuertemente su crecimiento en el tercer trimestre del año, cuando pasaron de crecer a una tasa de 6,4% a una más pronunciada de 10,1%, la mayor desde julio-setiembre de 2011. Hay que tener en cuenta que entre el tercer trimestre de 2012 y el primero de este año el nivel de crédito se mantuvo estancado en el banco oficial.AdministradorasCon una tasa de crecimiento mucho mayor que la de la totalidad del sistema financiero, las administradoras y otros agentes extrabancarios ganaron peso en el segmento de crédito al consumo, pasando de una participación de 20% en el primer trimestre de 2012, a 22,8% en la última medición.Los bancos privados perdieron peso dentro del sector, al pasar de representar 24,4% a 23,5% durante el mismo período. La mayoría del crédito al consumo es otorgado por el Banco República, que concentra 53,7% del segmento. De todas maneras, en los últimos años su participación se vio reducida en favor de las administradoras de crédito.

Al cierre del primer trimestre de 2012, el BROU era el proveedor de 55,7% del financiamiento al consumo vigente.Las administradoras de crédito focalizan su negocio en los segmentos de ingreso medio y medio-bajo. Según la encuesta financiera de los hogares uruguayos presentada el miércoles por el BCU, 20,4% de los hogares del segundo quintil de ingresos –el segundo grupo de familias, si se parte a la sociedad en cinco grupos de hogares y se los ordena por nivel ingreso de menor a mayor–, y 20,5% de los del tercer quintil tienen deudas con instituciones no bancarias. Sin embargo, ese registro se reduce en el grupo de hogares de mayores ingresos hasta 14,3% en el quintil más rico de la población.Por el contrario, las deudas bancarias aumentan conforme se incrementa el nivel de ingresos. Mientras que 17,3% de los hogares del segundo quintil tienen deudas con bancos, ese registro asciende a 25,7% en los hogares de mayores ingresos. Eso da cuenta de una clara segmentación en el mercado del crédito, donde los distintos agentes se enfocan en públicos diferentes.

Deja un comentario