En busca de una banca más verde


En el foro anual de Proyecto Ecobanking, diversos sectores coincidieron en que deben articularse para la construcción de viviendas ecológicas, buscando el crecimiento de la industria.

Por María Virginia Portillo Decán

La articulación de los diversos sectores responsables por la construcción de viviendas verdes (banca, desarrolladoras, bienes raíces, certificadoras, profesionales y empresas de la construcción, gobiernos y usuarios finales) es indispensable para el crecimiento de este mercado en América Latina.

Esta fue una de las grandes conclusiones extraídas del evento anual de Proyecto Ecobanking, denominado “Vivienda Sostenible, retos y oportunidades para promover viviendas verdes”, llevado a cabo en San José, Costa Rica.

“Nuestro objetivo es crear foros de intercambio y generación de capacidades, partiendo de la necesidad de educación sobre la materia en todos los niveles y sectores, especialmente, en los bancos. Ninguno de los actores, por sí solos, puede impulsar el financiamiento de este tipo de proyectos. Traerlos a la mesa y que cada uno aporte su experiencia y se unan en este foro es lo ideal”, explicó Gracia Barahona, directora de Proyecto Ecobanking.

Son varios los mecanismos que facilitan la implementación de viviendas sostenibles, como certificaciones y checklists, entre otros. Un factor clave para alcanzar el éxito es la regulación como acompañamiento y plataforma para los proyectos de viviendas sostenibles. En el evento, se expusieron diversas propuestas de valor del sector financiero internacional y se delinearon algunas oportunidades en la construcción verde. También es importante destacar la necesidad de que los países intercambien conocimiento y casos de éxito, para motivar a otras naciones a balancear la oferta y la demanda de construcciones sostenibles.

Barahona comentó, específicamente, que la energía solar destacó como una fuente renovable de gran viabilidad para América Central y que algunos expertos conversaron sobre el uso de materiales innovadores así como de mecanismos para un mejor manejo de los desechos durante el proceso de la construcción. “Hay que tomar en cuenta que una vivienda sostenible es aquella que se construye teniendo en cuenta aspectos de su anatomía -como que pueda ahorrar energía y agua- pero también aspectos como el confort y la seguridad”, mencionó.

El evento fue patrocinado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Entre otros participantes del Proyecto Ecobanking, la agenda contó con la presencia de Nanno Kleiterp, CEO del FMO, banco de desarrollo holandés, socio del proyecto desde 2014, pero con más de 10 años de experiencia y participación directa en Centroamérica.

“Generamos concientización de que hay muchas oportunidades para ahorrar energía, para construir viviendas sostenibles sin que eso aumente el costo… en muchos casos, más bien, representa ahorro de costos. Una vez que más personas vean eso, se va a abrir más el mercado”, comentó Kleiterp quien, además, rememoró que hace cinco años, durante su visita a varios bancos de la región detectó que las entidades vigilaban el aspecto social y el impacto medioambiental de los proyectos que financiaban para medir los riesgos. “Ahora ven estos temas como oportunidades. Estamos en un momento muy positivo en el que podemos financiar proyectos verdes y, con eso, contribuir con un mejor mundo”.

Deja un comentario