El problema de la brecha de información en Microfinanzas


El 70% de las personas que buscan un préstamo nunca han tenido vínculo con entidades financieras, lo que representa una dificultad para calcular riesgos.

La decisión de otorgar crédito a personas que no han tenido vínculo antes con alguna entidad financiera es el reto más difícil cuando se planea poner en blanco y negro un plan efectivo para promover la inclusión financiera. En efecto, realizar un análisis individual para un nuevo cliente resulta complejo y costoso. Además, incrementa el riesgo de perjudicar a la propia entidad financiera si es que no se realizó una adecuada estimación de la capacidad de pago del posible cliente.

En el periodo de octubre del 2012 a octubre del 2014, 1.47 millones de personas ingresaron al sistema financiero, según el estudio “Inclusión financiera y telecomunicaciones”, de Experian. De esta cifra, el 70% de los clientes no contaba con ningún tipo de información que permitiera realizar un análisis sobre el historial crediticio del cliente potencial.

inclusión financ

Del 30% de nuevos clientes, el 80% contaba con información gracias a la telefonía móvil.

En cambio, sobre el 30% restante, las entidades financieras pudieron obtener información del comportamiento como consumidores en su relación con servicios públicos, cooperativas y entidades solidarias, empresas comerciales y, principalmente, telefonía celular.

Así, se observó que, del total de las personas bancarizadas, el 74% que sí estaba al día en el pago de sus obligaciones crediticias había estado cancelando puntualmente sus deudas con alguna operadora de telefonía en el Perú. Por otro lado, el 33% de los que se encontraban en mora con alguna empresa de telecomunicaciones también eran malos pagadores en el sistema financiero, con moras mayores a 90 días.

En ese orden de ideas, se aprecia que este análisis podría ser considerado una potencial fuente de información para las entidades al momento de evaluar a potenciales clientes y permitiría lograr mayores índices de inclusión financiera, así como mayor seguridad para las entidades intermediarias.

 

Deja un comentario