El negocio de los datos millonarios: un mercado que Latinoamérica aún ve de lejos


El tsunami de datos que se generan día a día representa oportunidades millonarias para las empresas. ¿Podrá América Latina romper su tímida incursión en Big Data para sacar provecho de esto?

Los ingresos mundiales, en cuanto a adopción de tecnologías y arquitecturas diseñadas para extraer, analizar y generar valores económicos, a partir de grandes volúmenes de datos, superarán los US$41.000 millones para 2018, según reveló la consultora IDC en su último informe.

La implementación de este tipo de tecnología es fundamental para el crecimiento y desarrollo de las organizaciones, quienes deberán incluirlas en las estrategias de negocios. Razón que llevó a que el Big Data experimentará un alza de 26,2% y el Analytics de 11%, con respecto a la inversión realizada en 2013.

“Las empresas saben el valor que les ofrece el Big Data para sus diferentes áreas de negocios, por lo que están centrando sus esfuerzos en este campo. La cantidad de información y datos ha crecido de manera exponencial, convirtiendo el análisis en un proceso fundamental para la toma de decisiones”, explicó Ashish Nadkarni, director de Almacenamiento de IDC Mundial.

¿Qué está provocando esta ola de crecimiento? Matías Gil, country manager de Teredata para Chile y Perú explica que las ventajas que otorga el Big Data se traduce en “decisiones que van a permitir ser mucho más eficiente en las acciones de contactabilidad hacia ese cliente y, a su vez, van a permitir tener mayores ingresos porque se podrá ser más activo en las cosas nuevas que se le van a ofrecer”. Esto debido a que estas herramientas permiten extraer y analizar todo el universo de datos que se generan en el negocio y durante la interacción con los clientes, lo que permite llegar a conocerlos tan bien como el dueño de una panadería de barrio conoce los gustos y preferencias de sus vecinos y clientes. “El Big Data se vende desde el punto de vista del negocio, es como una palanca de innovación”, detalla.

Así mismo, Vicente Peirotén, responsable regional de BI, Big Data y Data Governance de la multinacional Everis, sostiene que la aplicabilidad del Big Data en las empresas “viene en dos oleadas”. La primera tiene que ver con “la eficiencia operativa que implican a menudo las tecnologías y, sobre todo, con las nuevas posibilidades que aportan para conocer mejor a las personas y lo que necesitan”. La segunda vendrá “una vez las que compañías hayan madurado no sólo en sus capacidades de Big Data, sino también en su Gobierno del Dato, así como en conseguir la conciencia de que en el mundo digital al que vamos, los datos son un activo muy valioso y reconocido en el mercado”, afirma.

Un caso de éxito que ejemplifica la eficacia y la rentabilidad que ofrece el Big Data lo relata Matías Gil. Sucedió con una compañía de seguros, una de las industrias más competitivas, que debía combatir la principal variable del negocio: el riesgo, con base en el cual se puede calcular el costo, margen y así la prima del seguro: “Lo que se hizo fue instalar un dispositivo en el vehículo, conectado a la red, que constantemente iba generando datos sobre cómo está manejando el vehículo el usuario, en qué sector está, dónde va, cómo se mueve. Y en base al comportamiento de uso del vehículo, calculaba el modelo de riesgo específico para cada cliente y, a partir de ahí, le podía cobrar un valor menor al cliente y ser más competitivo; todo en tiempo real”, comentó el directivo de Teredata.

El dato latinoamericano

Matias Fuentes, Analista Senior de Soluciones Empresariales en IDC Chile indicó que de acuerdo con encuestas realizadas por la compañía a CIOs de la región, el 18,6% de los directivos del país indicaron que han implementado o están evaluando implementar una solución de Big Data.

En esa línea, Brasil y México siguen siendo los mercados más grandes e importantes debido al tamaño de su economía, pero países como Chile y Panamá se mantienen creciendo debido a la tendencia de innovación que desarrollan. En cuanto a las áreas donde más proyectos de este tipo se han visto son Telecomunicaciones, Gobierno, Comercio y Finanzas principalmente.

No obstante, América Latina representa sólo el 4,5% de inversión a nivel mundial en Big Data y Analytics. Una cifra poco significativa en el contexto global, pero que debería aumentar con base en el crecimiento de usuarios y datos. Así al menos se puede aventurar, según Shawn Fowler, representante del área de ventas mundiales de Silverpop, una compañía de IBM especialista en soluciones digitales de marketing.

En el marco de la conferencia “La era del E-Liderazgo” organizada en Santiago de Chile para debatir sobre negocios digitales, el ejecutivo planteó: “Creo que el latinoamericano es el mercado más prendido del mundo en este momento porque está en un punto de aparición ahora mismo, donde las compañías están probando muchas cosas nuevas que comienzan a establecerse en Estados Unidos, pero que aquí ya están sucediendo, mientras los clientes se están volviendo más sofisticados en sus expectativas y están adoptando muchas tecnologías”.

Desafíos y perspectivas futuras

Los principales desafíos para las organizaciones este 2015 es el perfeccionamiento en los tiempos de respuesta, así como la optimización de la eficiencia y la efectividad en los procesos de negocios, buscando la reducción y control de costos.

Esto supone un nuevo reto para las empresas, que antes de implementar este tipo de tecnología deben tener en cuenta sus necesidades inmediatas y de largo plazo, además de llevar a cabo la transición desde modelos tradicionales de gestión de datos a otros esquemas innovadores. Tareas que requieren de la elaboración de una hoja de ruta que permita obtener una visión amplia del negocio e inversión necesaria.

Pero, además de eso, Shawn Fowler considera que “El mayor desafío para los mercados es desarrollar la estrategia correcta; las tecnologías son avanzadas hoy en día y pueden ser usadas y hay compañías que lo hacen y proveen una experiencia de usuario óptima, pero no hay muchas de ellas y la razón es porque muchos comercios aún no tienen una gran estrategia principal para hacerlo”.

Gil, en tanto, revela que si bien muchas compañías conocen las soluciones y posibilidades tecnológicas del big data, aún “falta juntar más el negocio con las áreas de tecnología, que efectivamente haya mayor visibilidad, saber que existe en el mercado este tipo de tecnologías y de prácticas. El tema es que hoy día se puede hacer de manera más simple, económica y con resultados más ciertos”.

La aplicación de esta tecnología puede operar como un acelerador de toma decisiones, incrementando los beneficios del negocio. Sin embargo, es fundamental considerar que una clave esencial que los empresarios deben tener en cuenta es saber combinar estas herramientas con los otros pilares de la Tercera Plataforma -Movilidad, Cloud y Social Business-, lo que ofrecerá mayores oportunidades para el desarrollo de las organizaciones.

Deja un comentario