“Dirty data”: cuando los consumidores engañan con datos falsos a las empresas


El Big Data es fundamental para las compañías pero no toda la información que recopila es veraz. Más de la mitad de los consumidores está dando datos falsos y llenando sus bases de datos de mentiras.

La llave para conseguir buenos resultados con el big data está en los datos. La información es el elemento crucial y fundamental para establecer todas esas realidades que el big data parece crear y para conseguir todos los beneficios que permite obtener. Esta herramienta posibilita conocer mejor a los consumidores, ofrecerles los productos que realmente desean o prever picos en el consumo, por poner sólo unos cuantos ejemplos, pero para poder obtener todas esas conclusiones se necesita una buena información de entrada.

Los datos tienen que ser veraces y tienen que ser minuciosos. Y ahí es donde empiezan los problemas. Porque la información no siempre es lo que parece. Las empresas deben enfrentarse a un serio problema cuando se lanzan al big data y ese problema se llama dirty data. No toda la información que recopilan es veraz. Los consumidores están llenando las bases de datos de las compañías con una avalancha de datos falsos, de medias verdades y de datos que se ajustan más a lo que la empresa puede querer oír que a lo que el consumidor querría decir.

Más de la mitad de los consumidores están, de hecho, dando ya datos falsos y llenando las bases de datos de las compañías de mentiras cuando se aborda la información que estos dan a las empresas. De forma más exacta y concreta, según un estudio de Verve, el 60% de los consumidores provee de información falsa a las empresas que les piden sus datos personales en internet. El estudio está realizado sobre una muestra británica, pero sirve para apuntalar la percepción general de que existe un problema en el mundo de los datos.

Entre los datos que ofrecen de forma falseada están la fecha de nacimiento o el mail. Un 23% asegura que ocasionalmente ponen fechas de nacimiento que no son las suyas. Un 9% lo hace la mayoría de las veces y un 5% siempre.

Las cifras van en la línea con otro estudio similar, aunque en este caso centrado en los millennials, que presentaba recientemente Shop+. Según sus conclusiones, el 26% de los miembros de esta joven generación da una fecha de nacimiento falsa a las empresas.

¿Por qué mentir?

¿Por qué mienten los consumidores? En el caso del estudio de Shop+, la relación entre la mentira y sus efectos en el servicio al consumidor tenían una relación clara. Los millennials mienten siempre que la mentira les pueda servir para beneficiarse de un servicio extra o de una oferta.

En el caso del estudio de Verve, que no se queda con una generación, las razones detrás de la mentira están todas relacionadas con la autoprotección. Las marcas no saben explicar bien (y de forma convincente) para qué necesitan esa información y los consumidores se quedan únicamente con los resultados desagradables de ofrecer esos datos.

“La gente ve efectos inmediatos como ser puestos en más listados de marketing o ser perseguidos por anuncios online y spam”, explica Colin Strong, managing director en Verve. De hecho, según el estudio, tres cuartas partes de los encuestados aseguran que dan datos falsos para parar los intentos de posicionamiento vía marketing que realiza la compañía y dos tercios para recibir menos anuncios online.

Por otra parte, la privacidad es una cuestión fundamental para entender por qué los consumidores dan información falsa a las empresas. Los consumidores se preocupan por lo que hacen las compañías con sus datos y blindan su información. Un 81% de los encuestados pone su privacidad como una de sus principales preocupaciones, un 77% señala que las peticiones de información son intrusivas y un 76% innecesarias.

Y quizás este último punto explique las razones por las que hay un grupo de consumidores que mienten y que lo hacen con, por así decirlo, mala fe. Aunque son una minoría, algunos consumidores confiesan que mienten con la intención de desorganizar las bases de datos de las empresas.

Deja un comentario